sábado, 3 de mayo de 2014

PASADO EL TIEMPO...



Pasado el tiempo, la reflexión se adueña de nosotros, la nostalgia se apodera de nuestros sentimientos y aflora en nuestro interior la sensación de querer más y más, sabiendo que aun, queda mucho para volver a vivir lo vivido. 
Pasado el tiempo, ha llegado ese momento de mirar atrás, de recordar, de volver a sentir, quizás sin ser conscientes de saber lo que hemos hecho. Y es que, pasado el tiempo, el costalero necesita volver a sacar a la Virgen, sentirse suyo y protector de su Nombre, como solo ustedes lo habéis hecho. Siento una gratitud plena hacia el trabajo que habéis realizado bajo la trabajadera, por los momentos que al pueblo habéis regalado, sin quizás haberos dado cuenta por el esfuerzo; momentos, en los que la Virgen, vosotros y todo aquel que la contemplaba, erais un todo. 
Pasado el tiempo, solo puedo dar gracias por el comportamiento demostrado, los objetivos alcanzados, por cumplir las promesas que ya quedaron atrás por aquellos niños que han nacido, por vuestras familias, promesas que os dan la vida en los pasos costaleros que ejercéis bajo el manto de María Santísima, siendo el mayor aliento para cumplir la voluntad de la Virgen. 
Solo puedo daros las gracias, por defender el oficio y la advocación que llevabais, por estar a la altura en todo momento, por sentir, por querer… 
Gracias, por el trabajo costalero que habeis realizado, en la ya pasada, Semana Santa.