domingo, 11 de noviembre de 2012

EL CUMPLIR DE UNA PROMESA

Es una alegria ver la felicidad del projimo, del compañero. En los tiempos que corren, es bonito ver como un padre, entrega a la Virgen el mayor de sus tesoros, su hijo. Ya ha llegado, y ya se encuentra junto a sus padres, para ser criado en la fe cristiana. Es bonito ver como un padre entrega a su hijo a la Virgen, y ver que la Virgen lo recibe. Jose Antonio Matiola, futuro costalero, bienvenido a tu familia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario